viernes, 4 de noviembre de 2011

Los argentinos ¿un peligro en la calle?

Hoy amanecí con la noticia que hubo un accidente donde se involucraba a una camioneta que transportaba chicos que integraban una delegación del club Juventud Unida de Banderaló, el pueblo ubicado en el partido de General Villegas y muy cerca del límite con la provincia de La Pampa. La combi en la que viajaban fue aplastada por un camión, tras un choque en el kilómetro 180 de la ruta 7, que ya fue reabierta al tránsito. Hasta que terminé de escribir esta nota había ocho muertos, entre ellos cinco chicos y otros heridos de gravedad.

¿Porque digo que los argentinos podemos ser un peligro en la calle o un peligro al volante? Hace mas de quince años que manejo, y en la calle te podes encontrar con todo tipo de conductores, peatones y ciclistas.
  
Se puede llegar a resumir que “LA MAYORIA” (aclaro esto porque mas de uno va a saltar y decir “yo no manejo así”) los argentinos somos "argentinos" al volante. Somos orgullosos, siempre queremos pasar primero, siempre somos malos o matones. Insultamos al que nos pasa, al que no nos deja pasar y al que nos paso. Siempre nos creemos mejor que el otro, que el otro no sabe nada o que nosotros sabemos más.

Yo no se cual es la solución a esto, pero escuche por ahí una campaña que decía que si se podía evitar no era un accidente. Por eso todos, del más grande al más chico, deberíamos tomar conciencia a la hora de ejercer nuestro deber en la calle, peatones, conductores, ciclistas, motociclistas, prestar atención mientras manejamos o caminamos en mantener nuestros vehículos en buen estado, revisando periódicamente el tren delantero y frenos, y también nuestros gobernantes que se encarguen de arreglar las rutas que se encuentran en mal estado.

Hoy el Pastor Claudio Freidzon, posteo en su muro lo siguiente: Comienza tu día con Dios, orando y meditando en su Palabra, Pidele dirección y bendición para tu vida, y seguramente, lo terminarás en victoria.
  
Leí el post del Pastor Freidzon cerca del medio día, cuando esperaba la grúa varado con mi auto roto en medio de Camino de Cintura y Dios hablaba a mi corazón. Me puse a pensar en la situación y se me vino a la mente el accidente de los chicos y mientras los camiones pasaban muy cerca mío me era inevitable pensar que podría correr la misma suerte que ellos.

Solo pude mirar al cielo, y agradecerle a Dios por proteger mi vida, la de mi esposa, la de mi hijo, todos los días, en cada calle que cruzamos, en cada colectivo que tomamos, como sociedad debemos aprender mucho todavía para mejorar como conductores argentos que somos y debemos también ser agradecidos a nuestro Padre por cuidarnos día a día.

Te invito a mirar este video de un programa que no tuvo mucha difusión pero esta muy bueno, reflejando y mostrando la cruda realidad del transito en argentina,  podes encontrar algunos mas en Youtube, realmente muy interesantes.

1 comentario:

  1. es verdad debemos tomar conciencia, somos un desastre para manejar

    ResponderEliminar

Comentar no cuesta Nada Chee!!!