viernes, 25 de noviembre de 2011

ARGENTINOS INOCENTES (y me pongo serio)


SI USTED CONOCE A ALGUIEN CON UN MÍNIMO DE DIEZ CARACTERÍSTICAS DE LAS TREINTA QUE SE DETALLAN MAS ABAJO PODEMOS HABLAR DE UN MANIPULADOR

"Inocentes, somos todos inocentes, lo quiso así la colosal naturaleza pues le dio a los animales la viveza y es inmensa la inocencia de la gente" 

Así dice la letra de un tema de Ignacio Copani y digo esto porque si hay algo que realmente me molesta, es caer en la trampa de un manipulador o lo que es peor, ver como otras personas son atrapados por estas personas sin escrúpulos.

Definitivamente hay personas no solo en argentina sino en todo el mundo que poseen una habilidad para hablar, convencer y manipular las emociones de personas en una forma sutil; sin mostrar las máscaras escondidas de su hipocresia y verdadera intención. Algunos tienen éxito en su función; otros con verdadero discernimiento no se dejan engañar y saben como confrontar y escapar de esas seducciones.

Cuando caes en la trampa de un manipulador y no podes salir, corres el riesgo de enfermarte", advierte la psicóloga Gloria Husmann, terapeuta individual y familiar con formación sistémica. Ella es la autora junto a la socióloga Graciela Chiale de "La trampa de los manipuladores", que apareció en las librerías en junio y ya va por la segunda edición;  ella afirma: "El manipulador ejerce influencia sobre el otro, induciéndolo a tomar decisiones o a asumir comportamientos de manera diferente, incluso opuesta, de como lo hubiera hecho a partir de su propia decisión"
Quiero invitar a los lectores que se divierten con lo post  habituales  y esta vez ponernos serios y reflexionar sobre este tema; que es muy común entre los Argentos.
Lo que más me llama la atención es ¿Por qué estas personas le creen a un manipulador, a un farsante? ¿Tienen deficiencia mental? ¿Jamás han leído algo científico? Pero en realidad estas personas son personas como Usted, como Vos y como yo.
Solamente es que no han estado protegidas con el escudo de los manipuladores, y es el estar bien informados.
Usted puede leer estas líneas y no causarle ningún sentimiento, pero si usted es o ha sido victima de un manipulador realmente al comparar estas características con esa persona, Usted no podrá dejar de asistir con la cabeza su semejanza.
La mayor  consecuencia de tanto engaño, es  sucesivamente el amor de muchos que se ha enfriado.

¿Pero cuál es el denominador común en todos los manipuladores?

a) La descalificación permanente del otro y el dominio. El manipulador toma a una persona y la cosifica. Esa persona pierde su voluntad, empieza a pensar y sentir en función del manipulador.

b) La víctima se transforma en una prolongación del manipulador. Y puede enfermarse, porque el contacto permanente con un manipulador es un factor estresante muy fuerte y poderoso.

¿Hay gente más vulnerable al dominio de un manipulador?
Sí. Tanto el manipulado como el manipulador parten de alguna carencia afectiva o emocional en su infancia. El manipulador aprendió a usar el poder sobre el otro. Y el manipulado aprendió a hacer todo para ser querido y aceptado. La víctima es la persona servicial, que siempre se carga de trabajo. El manipulador, en cambio, exige que lo quieran. Y el manipulado hace todo lo posible para complacer y ser amado. El manipulador aprovecha ese punto vulnerable y lo descalifica. Haga lo que haga o diga lo que diga, el manipulado será censurado.

¿Nuestra cultura argentina fomenta la manipulación?
 No sé si la fomenta, pero la permite. La burla hacia el otro, la agresión verbal, por ejemplo, son pautas de comportamiento aceptadas y eso es grave.

¿Cuál es la diferencia entre motivar y manipular?
Gloria: El recurso de manipular es la potencia del impotente. Cuando uno puede motivar, potenciar al otro, no es una manipulación. Por ejemplo, un jefe puede ser un gran motivador. Quiere obtener un buen resultado del trabajo de su empleado y lo impulsa a crecer. No quiebra su voluntad.

¿La manipulación siempre quiebra la personalidad del otro?
 El manipulador no impulsa a crecer, no le importa el otro. Lo aplasta. Y muchas veces corta recursos económicos y familiares de su víctima. Quiere aislarlo como hacen las sectas. Volviendo al caso de un jefe manipulador, sería el que se lleva todos los méritos y no comparte los logros.

Un manipulador o una manipuladora no es una persona "como las demás". No hay que confundir jamás la manipulación que es un mero comportamiento pasajero con la personalidad manipuladora.

El manipulador manipula porque no puede hacer otra cosa. Para él se trata de un sistema de defensa con frecuencia inconsciente. Contrariamente a lo que podamos pensar, no se afirma.
Una personalidad se vuelve manipuladora debido a un sistema de defensa creado en la infancia. Consiguen lo que quieren de los adultos que tienen alrededor. Suelen ser niños-reyes, demasiado admirados.
Un manipulador es, ante todo, invisible.
Un 80% de los manipuladores no se dan cuenta de las verdaderas consecuencias que provocan en los demás: desvalorización, falta de confianza en sí mismos, malestar, estrés e incluso destrucción psíquica.
El 20% de los manipuladores si son conscientes de su estado y disfrutan de ese poder. Éstos son bastante perversos; se complacen en adoptar comportamientos inmorales, desagradables, y desestabilizadores para los demás

¿Cómo salir de la influencia de un manipulador?

a) Lo principal es entender que no lo va a cambiar. El manipulador es asi por naturaleza.
 b) Hacer el duelo por no alcanzar una relación ideal con él. Cuando la víctima en su interior dice "basta", aunque siga bajo el radio de influencia del manipulador, le cortó el poder. Es como si dijera: "Te descubrí: hagas lo que hagas y digas lo que digas, ya no me afecta. No soy tu títere. Por primera vez, puedo ser yo"
Podemos determinar 30 características, 4 de las cuales son consecuencia de las otras 26. Un individuo al que calificamos de manipulador actúa como mínimo conforme a una decena (10) de características de la siguiente lista:

  POR FAVOR TOMATE EL TIEMPO DE LEER ESTAS CARACTERISTICAS

1- Culpa a los demás en nombre del vínculo familiar, de la amistad, del amor, de la conciencia profesional, etc...
2- Traslada su responsabilidad a los demás o se desentiende de sus propias responsabilidades.
3- No comunica claramente sus demandas, necesidades, sentimientos y opiniones.
4- Responde muy a menudo de forma confusa.
5- Cambia de opinión, de comportamiento y de sentimientos según las personas o las situaciones.
6- Invoca razones lógicas para enmascarar sus demandas.
7- Hace creer a los demás que tienen que ser perfectos, que no deben cambiar nunca de opinión, que deben saberlo todo y responder inmediatamente a las demandas y preguntas.
8- Pone en duda las cualidades, la competencia y la personalidad de los demás; critica sin parecer que lo hace, desvaloriza y juzga.
9- Hace transmitir sus mensajes a otros o los comunica de forma indirecta (por teléfono en lugar de cara a cara, dejando notas escritas).
10- Siembra cizaña y suscita sospechas, divide para reinar mejor y puede provocar la ruptura de una pareja.
11- Sabe hacerse la víctima para que se le compadezca (enfermedad exagerada, entorno "dificil", sobrecarga de trabajo, entre otros).
12- Hace caso omiso de las demandas (aún cuando dice ocuparse de ellas)
13- Utiliza los principios morales de los demás para satisfacer sus necesidades (nociones de humanidad, caridad, racismo, "buena" o "mala" madre, entre otros)
14- Amenaza de forma encubierta o hace un chantaje abierto.
15- Cambia radicalmente de tema en el transcurso de una conversación.
16- Elude o rehuye las entrevistas y las reuniones.
17- Cuenta con la ignorancia de los demás y hace creer en su superioridad.
18- Miente.
19- Falsea los hechos para averiguar la verdad, deforma e interpreta.
20- Es egocéntrico.
21- Puede ser celoso aunque se trate de un pariente o un cónyuge.
22- No soporta la crítica y niega la evidencia.
23- No tiene en cuenta los derechos, las necesidades y los deseos de los demás.
24- Espera frecuentemente hasta el último momento para pedir, ordenar o hacer actuar a los demás.
25- Su discurso parece lógico o coherente, cuando sus actitudes, sus actos o su forma de vivir responden al esquema opuesto.
26- Utiliza halagos para gustarnos, nos hace regalos o tiene muchas atenciones con nosotros.
27- Produce un estado de malestar o una sensación de falta de libertad (trampa).
28- Es absolutamente eficaz para lograr sus propios fines, pero a costa de los demás.
29- Nos induce a hacer cosas que probablemente no haríamos por voluntad propia.
30- Es constantemente objeto de conversación entre personas que lo conocen, aunque no se encuentre presente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentar no cuesta Nada Chee!!!